Redes sociales y conflictos medioambientales

26/05/2015

América Economía recoge la última columna elaborada por Jaime Illanes Piedrabuena donde analiza el papel de las redes sociales en los conflictos medioambientales a raíz del último estudio presentado y elaborado en conjunto con la Pontificia Universidad Católica y Tren Digital.

ScreenHunter_572 May. 26 17.02

Los datos hablan por sí solos: el 78,2% de los accesos a internet en Chile son móviles y provienen de smartphones y según el último informe mundial sobre el uso de Tecnologías de la Información y Comunicación -elaborado por el Foro Económico Mundial, que tiene en cuenta 144 países-, Chile subió cinco puestos respecto del año pasado, ubicándose en la posición 34 a nivel mundial. Así Chile se convirtió en el primer país en uso de tecnologías de Latinoamérica y se destaca como uno de los países con mayor penetración de la red social Facebook, con casi 11 millones de usuarios en 2014 y 1.700.000 usuarios diarios de penetración en Twitter.

ScreenHunter_576 May. 26 18.04Todo indica que estas tendencias no harán otra cosa que incrementarse. Por otra parte, vemos que los proyectos con impacto medioambiental o social cada vez tienen mayor dificultad para desarrollarse. Llamémoslo empoderamiento ciudadano, comunidades conscientes de sus derechos, o incluso, activismo ambientalista… el fenómeno es claro. A propósito de o anterior, mis preguntas son dos: cuál es la importancia de las redes sociales en este contexto y qué pueden hacer las empresas al respecto. Partamos por la primera.

A través de varios estudios realizados por Jaime Illanes y Asociados con la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica y el Think Tank Tren Digital, hemos tratado de conocer el comportamiento de la población online en Chile, respecto a los temas medioambientales, y hemos descubierto que 83% de la población online se informa a través de las redes sociales, que 64% posteó sobre temas ciudadanos en Facebook y que más del 50% de los usuarios de internet se manifiesta por temas medioambientales. También hemos descubierto que pocos usuarios, pero muy comprometidos opositores de grandes proyectos energéticos o mineros, influyen en una enorme proporción de los contenidos que circulan en las redes sociales. Concretamente el 33% de los twits en contra de los proyectos con mayor oposición medioambiental son influidos por un promedio de cuatro usuarios. La conclusión es que las redes sociales son hoy un campo de disputa comunicacional, en el marco de los conflictos medioambientales, tan relevante como los medios tradicionales.

Vamos entonces por la segunda pregunta: ¿qué pueden hacer las empresas al respecto? Mi impresión es que para muchas empresas este es un ámbito relativamente nuevo en el mundo corporativo y sobre el que todavía hay mucho que explorar. Buena parte de los proyectos actualmente paralizados en Chile tiene como causa la oposición de la comunidad; las empresas saben que las redes sociales juegan un rol relevante en este contexto y todo indica que seguirán evolucionando en su forma de gestionarlas y analizarlas. La gran conclusión de esta investigación es que pocos usuarios influyen en muchos mensajes e incluso en el destino de un proyecto. En ese sentido, el desafío de las empresas es fortalecer su participación en las redes sociales, así como su posición como fuente activa y confiable de información para las comunidades y la opinión pública en general.

Leer columna en sitio online

Las Redes como Barómetro Social

20/05/2015

Así han recogido algunos medios la presentación que tuvo lugar el pasado jueves en la Pontificia Universidad Católica el estudio Las Redes como Barómetro Social realizado por Tren Digital, la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica y la colaboración de la consultora Jaime Illanes y Asociados

ScreenHunter_562 May. 20 15.37ScreenHunter_528 May. 15 09.36

ScreenHunter_545 May. 15 12.46

ScreenHunter_546 May. 15 12.47

La fuerte influencia que tiene un grupo reducido de usuarios en la información que circula en Twitter sobre los principales conflictos medioambientales en Chile, es uno de los principales hallazgos del estudio Las Redes como Barómetro Social, realizado por la Facultad de Comunicaciones UC en conjunto con la consultora medioambiental Jaime Illanes y Asociados y el Think Tank TrenDigital, presentado en la Casa Central de la Universidad Católica.

[Las claves de la relación comunidades-proyectos]

A través de un panel representativo de la población online de Chile, la investigación mostró los resultados del primer observatorio de redes sociales que analizó los movimientos ciudadanos en Twitter en el marco de los principales conflictos medioambientales de Chile durante 2014.

Desde Jaime Illanes y Asociados explican que a partir de esta investigación, se identifican cuatro tipos de usuarios en los conflictos analizados: generadores de contenido, influenciadores o líderes de opinión, medios de comunicación y red de apoyo (personas que se identifican con una causa), y reveló la fuerte influencia de los primeros en los conflictos debido al elevado número de mensajes reproducidos en las redes sociales.

Dentro de los cuatro conflictos medioambientales que presentan mayor actividad en Twitter, es decir Pascua Lama, Hidroaysén, Central Alto Maipo y Central Mediterráneo, los principales resultados fueron los siguientes:

Cada uno de estos conflictos medioambientales tiene entre tres y cuatro usuarios considerados “generadores de contenido”, quienes generan el 7% de los twits relacionados al conflicto, pero influyen directamente en más del 33% de los mensajes. De hecho, en el caso de la Central Mediterráneo, son 3 los generadores de contenido, generan el 13% de los twits sobre ese caso pero influyen directamente en el 68%.
En promedio, los generadores de contenido de los conflictos medioambientales analizados, tienen una red de apoyo de más de 7.400 usuarios y cada uno genera un promedio de 2,5 mensajes relacionados al conflicto. Estos son usuarios que comparten mensajes y material sobre el conflicto en apoyo a la causa promovida por los generadores de contenido. En el caso de los opositores a Hidroaysén, su red de apoyo es de más de 14.000 usuarios de Twitter.
La red de usuarios que apoya la oposición a cada uno de estos conflictos concentra la mayor parte de los twits relacionados a cada caso, alcanzando en promedio un 70%. Los influenciadores o líderes de opinión son responsables del 21% y las cuentas relacionadas a medios de comunicación generan menos del 2%.
Mecanismo

Explicando cómo influyen las redes sociales en los conflictos medioambientales, Daniel Halpern, investigador y profesor de la Facultad de Comunicaciones UC, plantea que “Los generadores de contenido son la figura más relevante que se ha identificado dentro de un conflicto medioambiental, ya que mantienen el conflicto latente y consiguen alinear a la red en torno a su discurso. Gran parte del movimiento que se logra en las redes pasa por la producción de contenido para alimentarlo y por eso cuando no existe la figura del generador los conflictos éstos no alcanzan la suficiente notoriedad”. Además destaca el hecho de que “gran parte de los activistas están involucrados en gran parte de los conflictos analizados lo que demuestra la organización que tienen, y que más del 80% del contenido es generado por unos pocos”.

Por su parte Jaime Illanes, gerente general de Jaime Illanes y Asociados, manifestó que “con este tipo de estudios se hace cada vez más patente la necesidad de una comunicación directa con las comunidades y los entornos en los que se quieren llevar a cabo los proyectos. Las redes sociales se han convertido en una herramienta que como cualquier otra exige conocer cuidadosamente su funcionamiento y sus efectos”.

El estudio arrojó que si bien la participación de los medios de comunicación es efímera y se limita por la temporalidad que implican las noticias, son capaces de amplificar el discurso de los influenciadores e influir en la agenda. En este sentido, Halpern añade que “Podríamos plantearnos la duda sobre quién decide actualmente la agenda de temas en las noticias. Son las redes sociales las que marcan la pauta o viceversa”.

Desde la consultora añaden que uno de los comunes denominadores del estudio es que independientemente del conflicto estudiado o de la etapa en la que se encuentre, estos se expanden sin la estructura de una organización formal. En todos los casos hubo un gran número de simpatizantes que sin estar involucrados necesariamente con el tema o interesados en el conflicto decidieron apoyar de forma horizontal y descentralizada el conflicto usando redes preexistentes. Jaime Illanes concluyó diciendo que “La penetración y masificación de las tecnologías ha cambiado la lógica del debate medioambiental. Lo que antes eran temáticas locales, hoy tiene alcance nacional o global y así lo demuestra este estudio.”

ScreenHunter_555 May. 18 09.30

ScreenHunter_553 May. 18 09.26

La fuerte influencia que tiene un grupo reducido de usuarios en la información que circula en Twitter sobre los principales conflictos medioambientales en Chile, es uno de los principales hallazgos del estudio Las Redes como Barómetro Social, realizado por la Facultad de Comunicaciones UC en conjunto con la consultora medioambiental Jaime Illanes y Asociados y el Think Tank TrenDigital, presentado en la Casa Central de la Universidad Católica.

A través de un panel representativo de la población online de Chile, la investigación mostró los resultados del primer observatorio de redes sociales que analizó los movimientos ciudadanos en Twitter en el marco de los principales conflictos medioambientales de Chile durante 2014.

A partir de esta investigación, se identifican cuatro tipos de usuarios en los conflictos analizados: generadores de contenido, influenciadores o líderes de opinión, medios de comunicación y red de apoyo (personas que se identifican con una causa), y reveló la fuerte influencia de los primeros en los conflictos debido al elevado número de mensajes reproducidos en las redes sociales.

Dentro de los cuatro conflictos medioambientales que presentan mayor actividad en Twitter, es decir Pascua Lama, Hidroaysén, Central Alto Maipo y Central Mediterráneo, los principales resultados fueron los siguientes:

Cada uno de estos conflictos medioambientales tiene entre tres y cuatro usuarios considerados “generadores de contenido”, quienes generan el 7% de los twits relacionados al conflicto, pero influyen directamente en más del 33% de los mensajes. De hecho, en el caso de la Central Mediterráneo, son 3 los generadores de contenido, generan el 13% de los twits sobre ese caso pero influyen directamente en el 68%.

En promedio, los generadores de contenido de los conflictos medioambientales analizados, tienen una red de apoyo de más de 7.400 usuarios y cada uno genera un promedio de 2,5 mensajes relacionados al conflicto. Estos son usuarios que comparten mensajes y material sobre el conflicto en apoyo a la causa promovida por los generadores de contenido. En el caso de los opositores a Hidroaysén, su red de apoyo es de más de 14.000 usuarios de Twitter.

La red de usuarios que apoya la oposición a cada uno de estos conflictos concentra la mayor parte de los twits relacionados a cada caso, alcanzando en promedio un 70%. Los influenciadores o líderes de opinión son responsables del 21% y las cuentas relacionadas a medios de comunicación generan menos del 2%.

Explicando cómo influyen las redes sociales en los conflictos medioambientales, Daniel Halpern, investigador y profesor de la Facultad de Comunicaciones UC, plantea que “Los generadores de contenido son la figura más relevante que se ha identificado dentro de un conflicto medioambiental, ya que mantienen el conflicto latente y consiguen alinear a la red en torno a su discurso. Gran parte del movimiento que se logra en las redes pasa por la producción de contenido para alimentarlo y por eso cuando no existe la figura del generador los conflictos éstos no alcanzan la suficiente notoriedad”. Además destaca el hecho de que “gran parte de los activistas están involucrados en gran parte de los conflictos analizados lo que demuestra la organización que tienen, y que más del 80% del contenido es generado por unos pocos”.

Por su parte Jaime Illanes, gerente general de Jaime Illanes y Asociados, manifestó que “Con este tipo de estudios se hace cada vez más patente la necesidad de una comunicación directa con las comunidades y los entornos en los que se quieren llevar a cabo los proyectos. Las redes sociales se han convertido en una herramienta que como cualquier otra exige conocer cuidadosamente su funcionamiento y sus efectos”.

El estudio arrojó que si bien la participación de los medios de comunicación es efímera y se limita por la temporalidad que implican las noticias, son capaces de amplificar el discurso de los influenciadores e influir en la agenda. En este sentido, Halpern añade que “Podríamos plantearnos la duda sobre quién decide actualmente la agenda de temas en las noticias. Son las redes sociales las que marcan la pauta o viceversa”.

Uno de los comunes denominadores del estudio es que independientemente del conflicto estudiado o de la etapa en la que se encuentre, estos se expanden sin la estructura de una organización formal. En todos los casos hubo un gran número de simpatizantes que sin estar involucrados necesariamente con el tema o interesados en el conflicto decidieron apoyar de forma horizontal y descentralizada el conflicto usando redes preexistentes. Jaime Illanes concluyó diciendo que “La penetración y masificación de las tecnologías ha cambiado la lógica del debate medioambiental. Lo que antes eran temáticas locales, hoy tiene alcance nacional o global y así lo demuestra este estudio.”

Las líneas de Transmisión Eléctrica y sus impactos ambientales

15/05/2015

Nuestra Gerente de Operaciones Marcela Alday nos explica en una interesante columna la importancia sobre las líneas de transmisión eléctrica y sus impactos ambientales.

ScreenHunter_525 May. 13 16.36¿Qué es una línea de transmisión? Es infraestructura que permite que la energía eléctrica sea transportada desde un punto a otro, siendo estos puntos las denominadas
Subestaciones Eléctricas. No existe otra forma de transportar la energía, y la única solución que evita su construcción es que cada punto de consumo tenga autogeneración, lo que significa que se genere energía de manera local para cubrir exclusivamente ese consumo, es decir, desconectados de otros puntos de consumo y generadores.

¿Dónde se pueden instalar las líneas de transmisión?

Para clarificar este punto se reproduce a continuación lo señalado en el Dictamen 22.980 de la Contraloría General de la República, de fecha 20 de abril de 2012.

“Al respecto es preciso anotar que conforme dispone el artículo 2.1.29. de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC), aprobada por el decreto N° 47, de 1992, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, el tipo de uso Infraestructura se refiere a las edificaciones o instalaciones y a las redes o trazados destinados, en lo que interesa, a infraestructura energética.

Asimismo, que como también lo señala dicho precepto, los trazados de infraestructura se entenderán siempre admitidos y se sujetarán a las disposiciones que establezcan los organismos competentes, correspondiendo al respectivo instrumento de planificación territorial definir en las áreas al interior del límite urbano, las normas urbanísticas que regulen el emplazamiento de las instalaciones o edificaciones necesarias para este tipo de uso, que no formen parte de la red, sin perjuicio del cumplimiento de las normas ambientales, de las normas de la Ley General de Urbanismo y Construcciones -aprobada por el decreto con fuerza de ley N° 458, de 1975, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (LGUC)-, de la misma OGUC y demás disposiciones pertinentes.

Por último, debe considerarse que el artículo de la OGUC que se analiza precisa, además, que en el área rural de los planes reguladores intercomunales o metropolitanos, dichas instalaciones o edificaciones estarán siempre admitidas y se sujetarán a las disposiciones que se indican”.

ScreenHunter_526 May. 13 16.36¿Cómo se minimizan los impactos ambientales de una línea de transmisión?

Por tratarse de un proyecto lineal, la actividad clave para minimizar impactos está relacionada con una detallada y concienzuda selección del trazado. Con una adecuada selección del trazado, es posible minimizar impactos en el medioambiente humano, el paisaje, el suelo, la vegetación, flora y fauna, y los recursos arqueológicos.

Otro aspecto relevante, que no necesariamente es considerado, es que resulta recomendable minimizar e intervenir predios de tamaño muy pequeño, ya que afecta significativamente a los propietarios, aunque se compense económicamente. Siempre quedarán impactos residuales, que el titular del proyecto deberá abordar a través de medidas de mitigación, compensación o restauración.

Por otra parte, la pregunta más frecuente es cómo minimizar efectosScreenHunter_527 May. 13 16.36 en la salud de la población. Sobre el particular, en  Chile está prohibido que existan construcciones habitables dentro de la franja de seguridad de una línea, de modo tal que con esta prohibición se evita que personas queden expuestas, en forma permanente, a los campos eléctricos y magnéticos (CEM) que genera la circulación de la energía eléctrica por los cables de la línea. Mucho se ha especulado respecto del potencial de generar cáncer, pero a la fecha, y a juicio de la OMS, no existen estudios que demuestren que los CEM produzcan efectos adversos en la salud humana o de otros seres vivos.

En definitiva, reconociéndose que las líneas de transmisión como todo emprendimiento humano, tienen el potencial de generar impactos ambientales adversos, no hay impacto que pueda abordarse apropiadamente sin una buena selección del trazado y las medidas de manejo ambiental que se hagan cargo de aquellos que no pudieron evitarse al seleccionar la ruta.

 Revisa la columna online aquí

Marco regulatorio de Evaluación Ambiental del recurso hídrico

04/05/2015

Nuestra Senior Marta Salazar ha escrito una interesante columna sobre el Marco Regulatorio de Evaluación Ambiental del recurso hídrico para la web de la revista Lignum.

Pincha aquí para ver el enlace al sitio.

ScreenHunter_511 May. 04 18.23La evaluación del impacto ambiental sobre el recurso hídrico se encuentra mandatada por la legislación ambiental vigente, Ley 19.300 de Bases del Medio Ambiente y el Reglamento del SEIA D.S.40/12. Para el análisis del impacto sobre la cantidad y calidad del recurso, ya sea por afectación de su permanencia, su capacidad de regeneración o como sustentador de ecosistemas, se debe considerar, en términos generales, la magnitud y duración del impacto respecto de la condición de línea de base y, específicamente para el recurso hídrico, los efectos asociados a su extracción o explotación, transvase de una cuenca o subcuenca a otra y variación de niveles de aguas subterráneas y superficiales.

A fin de realizar una evaluación ambiental, usualmente se utiliza el marco regulatorio específico asociado a cada componente, complementado con guías elaboradas para uniformar criterios de evaluación. En el caso del recurso hídrico, si bien se ha avanzado en la generación de guías para modelos hidrogeológicos y permisos ambientales asociados a obras hidráulicas, modificaciones o regulaciones de cauces, aún persiste la falta de normativa asociada a la calidad del agua, siendo la norma Chilena NCh1333/78, la única vigente para efectos de evaluación.

Pese a que la calidad de los efluentes se encuentra regulada desde hace más de una década por normas de emisión como el DS90/00 (descarga a aguas marinas y continentales superficiales) y DS46/02 (descarga a aguas subterráneas), aún no se cuenta con normas secundarias. Actualmente, se encuentran en desarrollo los proyectos de norma para las cuencas de los ríos Valdivia, Mataquito, Huasco y Biobío, siendo la primera de ellas la más avanzada (en contraloría para toma de razón).

En lo que refiere al recurso como sustentador de ecosistemas, se cuenta con el reglamento de la DGA (Decreto 14/12) de caudal ecológico mínimo para nuevos derechos, sin embargo, no se cuenta con lineamientos para el cálculo de un caudal ecológico basado en un análisis integrado de los aspectos físicos, bióticos y antrópicos, salvo los presentados en la, aun no oficializada, guía para determinación de caudal ecológico para centrales de menos de 20 MW.

En espera de un mayor avance regulatorio, que permita dar mayor certeza a la evaluación de impactos sobre el recurso hídrico, resta seguir aplicando un alto estándar técnico basado en el estado del arte internacional, contextualizado de acuerdo a la experiencia de evaluación ambiental del país.