Archivos de la categoría JIA en los Medios

Filtra las notas periodísticas donde JIA ha participado.

Energía 2050 y Medio Ambiente

Nuestra Gerente de Operaciones, MARCELA ALDAY, compartió a la revista Electricidad su punto de vista sobre la propuesta Agenda Energética 2050 .

ScreenHunter_369 Dec. 01 15.54Hasta el 4 de diciembre se extiende el período de consulta pública sobre la política energética a largo plazo que ha diseñado el ministerio de energía, tras un novedoso proceso de definición. La propuesta se basa en cuatro temas relevantes: Seguridad y Calidad de Suministro, Energía como Motor de Desarrollo, Compatibilidad con el Medio Ambiente y Eficiencia y Educación Energética. Respecto al cuarto tema, compatibilidad con el medio ambiente, se plantean como desafíos relevantes y paralelos, el impulso de una matriz energética renovable y el desarrollo de lineamientos para abordar los impactos al medio ambiente, tanto a nivel global como local.

En relación a la matriz energética renovable, el objetivo es recuperar la proporción de energía hidroeléctrica que ha ido a la baja en los últimos años debido a las sequías, a través de proyectos de energía geotérmica, solar, y eólica. En la misma línea, se postula la necesidad de privilegiar la generación termoeléctrica, en base a gas y biomasa. Respecto a esta última, es relevante enfatizar que la propuesta es comenzar a regularla como un combustible sólido, lo que aparece como positivo en términos generales puesto que permitirá definir un estándar de calidad y así asegurar la composición de este producto. Sin embargo, la política energética en cuestión también plantea la necesidad de renovar los calefactores que funcionan en base a biomasa forestal, especialmente en las zonas latentes y las saturadas de contaminación. Esto último tendrá una incidencia real en el centro y sur del país, donde se emplazan las zonas latentes o saturadas por particulado.

Respecto de los impactos ambientales de la generación eléctrica, se plantea un concepto novedoso, la “Pérdida de Biodiversidad Neta Cero”, bajo el cual se busca evitarlos, en primer lugar, mitigarlos cuando resultan inevitables y compensarlos cuando no se ha podido realizar ninguna de las anteriores. Surge, entonces, la necesidad de acotar el alcance del concepto, definiendo una metodología estandarizada, conocida, discutida y acordada con los principales actores, de modo que la demostración de esta nuevo significación no quede sujeta a discrecionalidades de ningún tipo.

Finalmente y sin querer ser exhaustivos respecto al contenido del documento, una mención especial se merece el capítulo Energía como Motor de Desarrollo Inclusivo y Competitivo, particularmente al tema de la inclusividad territorial. Se quiera o no, este aspecto se relaciona fuertemente con el ámbito medioambiental y, en ese contexto, condiciona el desarrollo de nuevos proyectos de generación eléctrica o ampliaciones de las instalaciones existentes. La política en consulta propone formular una planificación energética a largo plazo, así como la materialización de planes energéticos regionales de carácter indicativo, los que además incidan en la formulación de planes regionales de ordenamiento territorial. Interesante enfoque se le ha dado al tema, por cuanto deja de lado la inaplicable aspiración de definir, por parte de la autoridad, dónde puede o no desarrollarse un proyecto de infraestructura energética. En tanto, centra toda la atención en planes energéticos regionales que definirán aspectos más relevantes que la mera localización de un proyecto energético, una mirada más integral que, sin duda, dará resultados positivos.

Leer en Electricidad online

ScreenHunter_370 Dec. 01 16.09

Reportes de Sustentabilidad: Más que un mensaje comunicacional

FERNANDO VALENZUELA, ingeniero senior de nuestra compañía, participó en esta nota sobre los reportes de sustentabilidad en la gran minería, publicada en la edición de septiembre de la revista Minería Chilena.

Preparar un documento integrado que combine la información financiera y sustentable de una compañía es la actual tendencia para elaborar estos reportes, que además, para el caso de la minería facilitan la interacción con los diversos actores involucrados en un proyecto u operación.

Preparar un documento integrado que combine la información financiera y sustentable de una compañía es la actual tendencia para elaborar estos reportes, que además, para el caso de la minería facilitan la interacción con los diversos actores involucrados en un proyecto u operación.

Preparar un documento integrado que combine la información financiera y sustentable de una compañía es la actual tendencia para elaborar estos reportes, que además, para el caso de la minería facilitan la interacción con los diversos actores involucrados en un proyecto u operación.

Si consideramos que la minería es el sector productivo más importante de Chile y que según las cifras económicas representa un poco más del 10% del PIB del país, resulta necesario que describa ante la comunidad las acciones que desarrolla o los impactos que su actividad genera, con el fin de alcanzar mayores grados de transparencia y optar a la denominada licencia social.

Para aproximarse a lo anterior, la elaboración y publicación de los reportes de sustentabilidad se ha posicionado como un camino eficiente y al que recurren principalmente las grandes empresas del rubro.

A juicio de expertos consultados, estas publicaciones permiten desarrollar un proceso de toma de decisiones y planificación más informado por parte de los stakeholfders –tanto internos como externos–, que se relacionan de una u otra forma con una minera.

De acuerdo con Fernando Valenzuela, ingeniero senior de Jaime Illanes y Asociados Consultores S.A., se trata de una “una herramienta que facilita la interacción con los diversos públicos de un proyecto minero, tales como inversionistas, autoridades, comunidades, medios de comunicación, etc. Es un documento que permite comunicar los riesgos, oportunidades y manejo de éstos, asociados a la implementación y operación del proyecto en el ámbito no financiero, en las dimensiones económica, social y ambiental”.

El consultor ambiental y abogado Arturo Brandt añade que reportar “es un muy buen ejercicio para la industria, en el sentido de poder identificar oportunidades de mejora y seguimiento de metas de gestión establecidas, como la eficiencia energética o la reutilización de agua”.

Sin embargo, algunos especialistas puntualizan que es más que un instrumento de comunicación: “Busca ser una herramienta de relacionamiento con estos grupos de interés, porque es bidireccional, es decir, entrego información y me entregan información, vuelvo a rendir cuentas y recibo un feedback”, destaca Daniela Winicki, gerenta de Sustentabilidad y Cambio Climático de PwC Chile.

Alejandra Tironi, experta senior en Sustentabilidad de Antofagasta Minerals, sostiene que “hacer un reporte tiene un doble valor. Hacia los grupos de interés permite a la empresa dar cuenta de los focos y modelos de gestión para sus desafíos sociales y ambientales, y de su desempeño del año. Hacia el interior de la empresa permite analizar nuestro desempeño y compararlo con el de otras compañías”.

Un aspecto que hace notar el especialista español en Derecho Administrativo y Ambiental, Juan Antonio Loste, es que “existe una percepción social desfavorable respecto al impacto que produce la actividad minera en el medio ambiente”, por lo que la industria “tiene la carga de demostrar que realiza su actividad de explotación de una forma sostenible, no solamente por lo que hace referencia a la vertiente económica, sino también en cuanto al medio ambiente”.

Contenidos

La jefa de Proyectos del Área de Estudios Sociales y Relaciones con la Comunidad de la consultora Poch, Paula Troncoso, explica que en los reportes las empresas “contrastan sus indicadores económicos, ambientales y sociales contra ellos mismos, con una metodología estandarizada, normalmente la del Global Reporting Initiative (GRI) o la del International Integrated Reporting Council (IIRC) donde su desempeño es auditado por una auditora externa”.

Dentro del esquema GRI se encuentra la Guía G4, que es una actualización de las normativas establecidas en este formato, tanto en el proceso de elaboración como en la estructura de los reportes. Según Alejandra Medina, líder de Consultoría en Sostenibilidad de EY, “la nueva guía ha significado mejorar la calidad y el foco de los reportes de sostenibilidad, y plantea que las compañías deben reportar desempeño sobre aquellos elementos que son relevantes tanto para ellas como para los grupos de interés”.

Para Fernando Valenzuela, los aspectos menos desarrollados en estos informes son “los impactos económicos indirectos en el ámbito social. Las empresas reportan los aportes que realizan en infraestructura y programas de desarrollo social dirigidos a beneficiar a las comunidades, lo que logran sin lugar a dudas. Sin embargo, los beneficios indirectos, derivados del uso de los beneficios directos aportados por la empresa, ya sea en capacitación laboral, caminos, un policlínico o un centro deportivo, pocas veces son cuantificados y, menos, incluidos en estos reportes”.

De acuerdo con datos aportados por la empresa consultora PwC, en 2013 se publicaron en Chile 85 reportes de sustentabilidad de todos los sectores productivos, de los cuales un 16% correspondió a compañías mineras. Si se analizan las cifras de los informes de este sector correspondientes a 2011, 2012 y 2013, se aprecia un descenso en la cantidad de documentos emitidos, de 24 a 14, lo que a juicio de Daniela Winicki, se explica en gran parte porque anteriormente varios grupos mineros publicaban un reporte por cada faena a diferencia de 2014, cuando los conglomerados “decidieron hacer un reporte para todo el holding o el grupo y las faenas dejaron de publicar reportes locales”, dice.

Tendencias

Integrated Reporting o Reporte Integrado es una nueva tendencia que está surgiendo en la elaboración de estos documentos y que “busca informar en forma combinada el desempeño de una empresa en términos financieros y de sustentabilidad, como también dar cuenta de la gestión de sus recursos para crear más valor hacia el futuro”, indica Fernando Valenzuela.
Misma opinión comparte Daniela Winicki, quien sostiene que esto se “va a profundizar” y las empresas comenzarán a entregar información a través de múltiples herramientas, tales como instrumentos de medición de Bolsa o cuestionarios de las superintendencias, por lo que dichos reportes cumplirán con otros usos, como “responder a la Bolsa, a una Superintendencia o autoridad local en temas ambientales, sociales y económicos”.

Igualmente, Arturo Brandt concluye que estos informes “deberían irse uniformando con el fin de comparar sus índices a través de parámetros comunes”.

Fernando Valenzuela, ingenierio senior en Jaime Illanes & Asociados

 Fernando Valenzuela, ingenierio senior en Jaime Illanes & Asociados
REPORTES

Antofagasta Minerals

El informe se enfoca en los temas de mayor relevancia para Antofagasta Minerals y sus grupos de interés, los que han sido determinados siguiendo los lineamientos de la Iniciativa Global de Reportes (GRI, por su sigla en inglés), en su versión G4, incluyendo el Suplemento de Minería y Metales.

La información que se presenta aborda la gestión del grupo durante 2014 e incluye datos de años anteriores para ofrecer mayor contexto, así como los principales eventos ocurridos hasta el 31 de marzo de 2015. En general estos datos consideran las tres operaciones de Antofagasta Minerals (Los Pelambres, Centinela y Michilla), además del centro corporativo. Excepcionalmente se incluye información cuantitativa de Antucoya, la operación minera que comenzará a producir el segundo semestre de 2015.

BHP Billiton

Corresponde a su noveno informe y consolida la gestión anual de BHP Billiton Pampa Norte, Minera Escondida y Fundación Minera Escondida, aunque aclara que Minera Escondida y Fundación Minera Escondida publican sus propios reportes separadamente.

En la publicación, la compañía además de detallar información corporativa y el enfoque en sustentabilidad, da a conocer el desempeño de sus operaciones en Chile y sus más importantes proyectos como la construcción de la segunda planta desalinizadora de agua de mar y la central a gas Kelar. Asimismo, detalla la participación de la empresa en el programa de Proveedores de Clase Mundial, del cual forma parte desde 2008. Del mismo modo, presenta sus programas de educación y cultura, su enfoque en salud y la evaluación de los impactos ambientales.

Codelco

La cuprífera estatal destaca que la información presentada fue elaborada siguiendo la cuarta versión de la guía para elaboración de reportes de sustentabilidad GRI. La Corporación, junto con resaltar su rol de primer productor de cobre a nivel mundial, señala que cada una de sus divisiones cuenta con sus respectivos planes de cierre de faenas mineras. También destaca en materia de gestión de incidentes ambientales, que en 2014 no se registraron en la categoría grave o muy grave.

En el reporte incorpora la gestión en agua y energía, y resalta que Codelco es la empresa de la gran minería con mayor presencia femenina. En materia laboral da a conocer, además, el porcentaje de trabajadores sindicalizados y el número de sindicatos existentes.

Collahuasi

Seguridad laboral con dos años cumplidos sin accidentes graves, la inauguración de la planta fotovoltaica Pozo Almonte y un aumento de la producción en plena fase de optimización son algunos de los puntos relevantes que detalla el reporte de Sustentabilidad 2014 de la compañía Minera Doña Inés de Collahuasi.

En materia laboral destaca la reducción del índice de frecuencia de accidentes de 1,65 en 2010 a 0,88 en 2014, mientras que en eficiencia energética se resaltan los ahorros generados en su planta de molibdeno, en el proceso de espesado y la planta de filtrado.

Otro aspecto abordado es la relación con las comunidades, donde menciona la construcción de canales de regadío en la localidad de Pica, además del apoyo en equipamiento al liceo Bicentenario Minero Juan Pablo II.

SQM

Elaborado bajos los principios del Global Reporting Initiative (GRI), el informe de sustentabilidad 2014 de SQM detalla, entre otros aspectos, los propósitos del marco de gobierno corporativo de la compañía, la política de desarrollo sustentable y un perfil de los trabajadores, donde la participación femenina alcanza a un 12,2% en sus oficinas de Chile.

Del mismo modo, el reporte da a conocer detalles de su sistema de gestión ambiental (SGA) en las faenas y los alcances del proyecto “Cambios y mejoras de la operación minera en el salar de Atacama”.

En ese contexto, da cuenta que más del 90% de la energía utilizada en los procesos operativos proviene de energías renovables y resalta el monitoreo de la calidad del aire realizado en localidades del norte, así como iniciativas de recirculación del agua en sus procesos.

Ver en portal online de Minería Chilena
Descargar PDF

EL DESAFÍO DE LA SEGURIDAD DE LOS EQUIPOS DE PRE FAENA

Iturriaga FernandoNuestro Gerente de Desarrollo de Personas FERNANDO ITURRIAGA escribió la siguiente columna de opinión para la revista Minería Total, donde aborda los problemas de seguridad en los equipos que realizan trabajos en terreno antes de que empiecen las faenas mineras.

El desarrollo de la prevención de riesgos en Chile tendría una historia muy distinta sin la industria minera, ya que ha sido en gran medida gracias a ella que se han impulsado los estándares, prácticas, políticas e incluso leyes relacionadas con la seguridad de los trabajadores. Para los proveedores de servicios para la gran minería, el elevar nuestros propios estándares en temas de prevención no sólo es un requisito sino que un importante compromiso, en especial para quienes nos ocupamos activamente del cuidado y protección de las personas.

ESCENARIOS IMPREVISTOS
Si bien hemos aprendido de la minería a conocer y poner en práctica todos los manuales de seguridad para los riesgos a los que están expuestos nuestros equipos – mucho antes de la instalación de la primera piedra (o de la extracción de la misma) de las faenas mineras propiamente tales, lo que nosotros llamamos la “pre faena” – éstos no resultan suficientes ante los, muchas veces, imprevistos escenarios a los que se enfrentan nuestros profesionales. Es así que  las consultoras ambientales se ven constantemente enfrentadas a la necesidad de reforzar estos estándares permanentemente, de acuerdo a las condiciones específicas de cada proyecto. Nuestros especialistas caminan por terrenos agrestes, atraviesan ríos, bucean, cabalgan, navegan,  vuelan en avión o helicóptero. Tienen encuentros con jaurías de perros, pumas, vinchucas y otros animales. Pueden estar una semana en un salar en el altiplano y a la siguiente en la cordillera central, muchas veces alejados de centros urbanos o de instalaciones que puedan dar una primera atención médica frente a una emergencia. Todas condiciones que no están consideradas en los protocolos de prevención de riesgos de la minería.

AUTOCUIDADO COMO CARACTERÍSTICA PERSONAL
Frente a este desafío, nuestra opción ha sido integrar de manera indivisible la estrategia de la Gerencia de Personas con la de Prevención de Riesgos, teniendo a la persona como eje del trabajo. Buscamos que, guiado por la empresa, cada uno asuma el autocuidado como una característica personal y no sólo como una serie de conductas  que están asociadas a su labor. Esto implica coordinar los procesos de selección, capacitación, gestión de incidentes, beneficios, incentivos, etc., de manera de transmitir la prevención de riesgos en la acción, como la primera gran responsabilidad que tenemos con las personas que trabajan con nosotros.

Fernando Iturriaga
Gerente de Desarrollo de Personas
Jaime Illanes y Asociados

ScreenHunter_317 Aug. 24 12.44

REDES SOCIALES, PROYECTOS DE INVERSIÓN Y CIUDADANÍA: Buscando un mecanismo de comunicación

15/06/2015

ScreenHunter_641 Jun. 15 11.47Nuestra Geógrafo Senior Daniela Fuentes ha escrito una interesante columna que va muy ligada al  estudio Las Redes como Barómetro Social  que se presentó en la Universidad Católica.

En los últimos años, la discusión sobre temas medioambientales ha ido adquiriendo mayor importancia para la ciudadanía, y es así cómo esta ha hecho sentir su opinión utilizando como vehículo de difusión de la misma las redes sociales.

Una reciente investigación de la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica denominada “Las Redes como Barómetro Social”, demostró en qué medida las temáticas medioambientales se han tomado las redes sociales y cómo estas han permitido que temas que antes tenían repercusión local, ahora alcancen una connotación a nivel nacional.

La mencionada investigación monitoreó durante el año 2013 los ocho conflictos ambientales con mayor movimiento en las redes sociales (Pascua Lama, HidroAysén, Hidroeléctrica Angostura, Central Alto Maipo, Central Mediterráneo, Alto Maipo, Central Bocamina y Puerto Ventanas), buscando descubrir cómo se construyen los nodos y las conexiones en las redes sociales, determinando que se estructuran a partir de cuatro tipos de usuarios: unos pocos generadores de contenidos (organizaciones e individuos), que luego expanden su mensaje apoyados por los influenciadores (expertos en el tema o líderes de opinión) y medios de comunicación (amplificadores de discursos o información), para ser replicado su mensaje por miles de personas denominados como red de apoyo. Esta situación ha permitido que las redes sociales instalen en la opinión pública temáticas ambientales que en el pasado solo eran de importancia para la comunidad local donde se instalaría un determinado proyecto o para organizaciones interesadas en temas ambientales. Esta investigación demostró que de todos los actores involucrados en los conflictos ambientales a través de las redes sociales, el más relevante corresponde a los generadores de contenidos, ya que son quienes mantienen el conflicto latente y alínean a la red de usuarios en torno a un discurso. La existencia de generadores de contenidos y un uso estratégico de las etiquetas (en Twitter) aseguran que el conflicto se expanda y aumente su influencia.

Por otra parte, las redes sociales no han servido únicamente para transmitir un determinado mensaje a la ciudadanía (como, por ejemplo, un rechazo a la aprobación ambiental de un determinado proyecto), sino que también para organizarla, al punto de lograr que esta acuda a la calle a manifestar su mensaje. Un caso emblemático corresponde a las marchas que se desarrollaron en distintas ciudades de Chile en contra del proyecto de HidroAysén y que tal vez sin la existencia de las redes sociales, no se hubieran concretado con el nivel de convocatoria experimentado. De acuerdo a información obtenida del diario electrónico Emol, el 13 de mayo del 2011 una de las marchas organizadas por la agrupación “Patagonia sin Represas”para expresar su rechazo a la aprobación ambiental del proyecto HidroAysén, logró convocar a 30 mil personas solo en la ciudad de Santiago (de acuerdo a datos proporcionados por Carabineros).

Un desafío para todos los involucrados
ScreenHunter_642 Jun. 15 11.49Todo lo descrito emerge como un desafío para las empresas, para el Estado y para la misma ciudadanía. Parece evidente que las empresas no han logrado informar apropiadamente a la ciudadanía ya que, en la actualidad, esta tiende a oponerse a cualquier iniciativa de inversión que implique cierto nivel de intervención del territorio. Asimismo, resulta cierto que la ciudadanía debe encausar su rechazo actual hacia un escenario que sustente el diálogo con el mundo empresarial, de manera que los proyectos de inversión se ejecuten cumpliendo cabalmente la actual normativa ambiental. Es en este punto donde el Estado debe ejercer su rol de coordinador de este diálogo ciudadaníaempresa, velando por la integración del plano económico, social, medioambiental y cultural en los cuales se mueven los proyectos de inversión, apoyado en su labor por las leyes, decretos y normas que regulan los derechos y deberes que rigen una sociedad.

Es indudable que las redes sociales han servido como un medio de organización de la ciudadanía y por ello reviste un desafío para las empresas poder encontrar una voz dentro de ellas; es indudable también que las redes sociales pueden ser un facilitador de la comunicación entre ambos actores. La tendencia indica que es el mundo virtual el escenario actual de difusión de la información y desarrollo del debate, en detrimento de los tradicionales medios de comunicación.

ScreenHunter_643 Jun. 15 11.50Hoy en día, la ciudadanía demanda mayor información en torno a los impactos ambientales que los proyectos de inversión generan en sus distintas de etapas de ejecución, y no siempre acceden a esta información por medio de los conductos adecuados (por ejemplo, el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental); es precisamente ahí donde las empresas pueden desarrollar una labor que implique un avance en el diálogo entre ambas partes, posicionándose en las redes sociales y difundiendo de manera veraz sus conocimientos sobre el tema en debate. El adecuado uso de las redes sociales y el cabal aprovechamiento de su potencia como medio difusor de información y escenario de discusión, se presenta como un desafío cuya superación significará un avance sustancial en torno a la temática medioambiental y su comunión con el desarrollo del país.

Leer columna en la web del medio aquí.

Responsabilidad Social Empresarial 2.0

09/06/2015

ScreenHunter_601 Jun. 09 10.10El Dinamo ha publicado una interesante columna de nuestro Senior Forestal Álvaro Riquelme sobre lo que debería ser la Responsabilidad Social Empresarial del futuro.

Hace ya unos años atrás se hablaba que las empresas debían pasar de ser un ente netamente económico y generador de utilidades a convertirse en un “ciudadano corporativo”, donde sus procesos productivos y directrices internas debían ser éticamente responsables con sus trabajadores, comunidad y medio ambiente en general.

ScreenHunter_603 Jun. 09 10.38

Siempre me ha llamado la atención el concepto de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), y es debido a que es un concepto integrador que abarca a las empresas y sus entornos, pero que originalmente surge sólo del mundo privado y con énfasis en lo voluntario. Actualmente, el seguir con esta visión puede llegar a ser una herramienta de doble filo: ya es ineludible el deber de ponderar todas las expectativas e intereses de la comunidad con la legitimación de la propia organización, a niveles que van más allá incluso del propio territorio en donde se emplaza una determinada faena productiva.

ScreenHunter_604 Jun. 09 10.40

Haciendo un poco de historia, la RSE es un término que en Chile no tiene larga data, de hecho los primeros esfuerzos sobre el tema surgen a comienzos de la década del 90, pero es en la última década cuando más fuerza ha tomado, estando presente ya no sólo a nivel empresarial sino de toda la sociedad civil. Pero ¿qué estamos entendiendo por RSE?; la verdad es que no existe una definición única del tema y cuando uno ve la aplicación práctica en la gestión de las empresas, se mueve desde acciones de beneficencia hasta verdaderas acciones de RSE en donde se desarrollan proyectos que relacionan una visión de negocio (bienes o servicios) con el respeto de valores éticos, de los trabajadores, las comunidades y el medio ambiente, en un esquema de ganar-ganar.

Ante esta variedad de estrategias, surge una nueva pregunta y es: ¿quién regula esto?, ¿quién asegura que los proyectos y programas tengan un sentido responsable y no sean sólo una estrategia de marketing aislada? La verdad es que no existen leyes ni organismos especiales a cargo del tema, ya que dada la voluntariedad inherente al concepto, se basa generalmente en el direccionamiento dado por políticas, procedimientos y estándares de las propias compañías, quiénes a través de la RSE logran beneficios indirectos para el negocio tales como reducciones de costos, mejoramiento del desempeño laboral y una mejora en la percepción de la marca y la reputación corporativa en los clientes y la comunidad en general.

Hace ya unos años atrás se hablaba que las empresas debían pasar de ser un ente netamente económico y generador de utilidades en un “ciudadano corporativo”, donde sus procesos productivos y directrices internas debían ser éticamente responsables con sus trabajadores, comunidad y medio ambiente en general. Y es ahí donde está el origen de la RSE 2.0, ya que es precisamente este concepto de “ciudadano corporativo” el que ha cambiado en los últimos años, dada una población más empoderada e informada, que no acepta tan fácilmente políticas, procedimientos y estándares corporativos que no se relacionen directamente con la realidad de una determinada comunidad o territorio y que no sean parte integral de la estrategia de la empresa.

Actualmente en Chile existen importantes sectores productivos como el de la minería y energía, quiénes deben lidiar día a día con conflictos tanto medio ambientales como sociales y es precisamente esta visión de la RSE la que podría hacer cambiar la percepción de la gente frente a las empresas, pero dicho accionar debe ser desde etapas tempranas y de manera proactiva.

Esta nueva RSE o RSE 2.0 no es simple, ya que debe considerar primeramente un cambio en la visión y forma de trabajo de las propias empresas, interactuando y relacionándose de manera más directa y genuinamente involucrada con la comunidad; y en segunda instancia tiene que considerar el hecho que deberá hacer frente a una ciudadanía tremendamente activa, que hoy maneja mayor y mejor información y que no sólo demandará recursos o acciones ligadas a RSE, sino que también exigirá que dichos recursos o acciones sean generados de manera éticamente responsable y sustentable.

El que hoy una empresa o proyecto en particular no entienda este nuevo escenario, tendrá como consecuencia que difícilmente logrará una legitimación de su marca, de su inserción en un territorio o de sus mismas acciones de responsabilidad social.

Puedes ver la columna online en este enlace.

Redes sociales y conflictos medioambientales

26/05/2015

América Economía recoge la última columna elaborada por Jaime Illanes Piedrabuena donde analiza el papel de las redes sociales en los conflictos medioambientales a raíz del último estudio presentado y elaborado en conjunto con la Pontificia Universidad Católica y Tren Digital.

ScreenHunter_572 May. 26 17.02

Los datos hablan por sí solos: el 78,2% de los accesos a internet en Chile son móviles y provienen de smartphones y según el último informe mundial sobre el uso de Tecnologías de la Información y Comunicación -elaborado por el Foro Económico Mundial, que tiene en cuenta 144 países-, Chile subió cinco puestos respecto del año pasado, ubicándose en la posición 34 a nivel mundial. Así Chile se convirtió en el primer país en uso de tecnologías de Latinoamérica y se destaca como uno de los países con mayor penetración de la red social Facebook, con casi 11 millones de usuarios en 2014 y 1.700.000 usuarios diarios de penetración en Twitter.

ScreenHunter_576 May. 26 18.04Todo indica que estas tendencias no harán otra cosa que incrementarse. Por otra parte, vemos que los proyectos con impacto medioambiental o social cada vez tienen mayor dificultad para desarrollarse. Llamémoslo empoderamiento ciudadano, comunidades conscientes de sus derechos, o incluso, activismo ambientalista… el fenómeno es claro. A propósito de o anterior, mis preguntas son dos: cuál es la importancia de las redes sociales en este contexto y qué pueden hacer las empresas al respecto. Partamos por la primera.

A través de varios estudios realizados por Jaime Illanes y Asociados con la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica y el Think Tank Tren Digital, hemos tratado de conocer el comportamiento de la población online en Chile, respecto a los temas medioambientales, y hemos descubierto que 83% de la población online se informa a través de las redes sociales, que 64% posteó sobre temas ciudadanos en Facebook y que más del 50% de los usuarios de internet se manifiesta por temas medioambientales. También hemos descubierto que pocos usuarios, pero muy comprometidos opositores de grandes proyectos energéticos o mineros, influyen en una enorme proporción de los contenidos que circulan en las redes sociales. Concretamente el 33% de los twits en contra de los proyectos con mayor oposición medioambiental son influidos por un promedio de cuatro usuarios. La conclusión es que las redes sociales son hoy un campo de disputa comunicacional, en el marco de los conflictos medioambientales, tan relevante como los medios tradicionales.

Vamos entonces por la segunda pregunta: ¿qué pueden hacer las empresas al respecto? Mi impresión es que para muchas empresas este es un ámbito relativamente nuevo en el mundo corporativo y sobre el que todavía hay mucho que explorar. Buena parte de los proyectos actualmente paralizados en Chile tiene como causa la oposición de la comunidad; las empresas saben que las redes sociales juegan un rol relevante en este contexto y todo indica que seguirán evolucionando en su forma de gestionarlas y analizarlas. La gran conclusión de esta investigación es que pocos usuarios influyen en muchos mensajes e incluso en el destino de un proyecto. En ese sentido, el desafío de las empresas es fortalecer su participación en las redes sociales, así como su posición como fuente activa y confiable de información para las comunidades y la opinión pública en general.

Leer columna en sitio online

Las Redes como Barómetro Social

20/05/2015

Así han recogido algunos medios la presentación que tuvo lugar el pasado jueves en la Pontificia Universidad Católica el estudio Las Redes como Barómetro Social realizado por Tren Digital, la Facultad de Comunicaciones de la Universidad Católica y la colaboración de la consultora Jaime Illanes y Asociados

ScreenHunter_562 May. 20 15.37ScreenHunter_528 May. 15 09.36

ScreenHunter_545 May. 15 12.46

ScreenHunter_546 May. 15 12.47

La fuerte influencia que tiene un grupo reducido de usuarios en la información que circula en Twitter sobre los principales conflictos medioambientales en Chile, es uno de los principales hallazgos del estudio Las Redes como Barómetro Social, realizado por la Facultad de Comunicaciones UC en conjunto con la consultora medioambiental Jaime Illanes y Asociados y el Think Tank TrenDigital, presentado en la Casa Central de la Universidad Católica.

[Las claves de la relación comunidades-proyectos]

A través de un panel representativo de la población online de Chile, la investigación mostró los resultados del primer observatorio de redes sociales que analizó los movimientos ciudadanos en Twitter en el marco de los principales conflictos medioambientales de Chile durante 2014.

Desde Jaime Illanes y Asociados explican que a partir de esta investigación, se identifican cuatro tipos de usuarios en los conflictos analizados: generadores de contenido, influenciadores o líderes de opinión, medios de comunicación y red de apoyo (personas que se identifican con una causa), y reveló la fuerte influencia de los primeros en los conflictos debido al elevado número de mensajes reproducidos en las redes sociales.

Dentro de los cuatro conflictos medioambientales que presentan mayor actividad en Twitter, es decir Pascua Lama, Hidroaysén, Central Alto Maipo y Central Mediterráneo, los principales resultados fueron los siguientes:

Cada uno de estos conflictos medioambientales tiene entre tres y cuatro usuarios considerados “generadores de contenido”, quienes generan el 7% de los twits relacionados al conflicto, pero influyen directamente en más del 33% de los mensajes. De hecho, en el caso de la Central Mediterráneo, son 3 los generadores de contenido, generan el 13% de los twits sobre ese caso pero influyen directamente en el 68%.
En promedio, los generadores de contenido de los conflictos medioambientales analizados, tienen una red de apoyo de más de 7.400 usuarios y cada uno genera un promedio de 2,5 mensajes relacionados al conflicto. Estos son usuarios que comparten mensajes y material sobre el conflicto en apoyo a la causa promovida por los generadores de contenido. En el caso de los opositores a Hidroaysén, su red de apoyo es de más de 14.000 usuarios de Twitter.
La red de usuarios que apoya la oposición a cada uno de estos conflictos concentra la mayor parte de los twits relacionados a cada caso, alcanzando en promedio un 70%. Los influenciadores o líderes de opinión son responsables del 21% y las cuentas relacionadas a medios de comunicación generan menos del 2%.
Mecanismo

Explicando cómo influyen las redes sociales en los conflictos medioambientales, Daniel Halpern, investigador y profesor de la Facultad de Comunicaciones UC, plantea que “Los generadores de contenido son la figura más relevante que se ha identificado dentro de un conflicto medioambiental, ya que mantienen el conflicto latente y consiguen alinear a la red en torno a su discurso. Gran parte del movimiento que se logra en las redes pasa por la producción de contenido para alimentarlo y por eso cuando no existe la figura del generador los conflictos éstos no alcanzan la suficiente notoriedad”. Además destaca el hecho de que “gran parte de los activistas están involucrados en gran parte de los conflictos analizados lo que demuestra la organización que tienen, y que más del 80% del contenido es generado por unos pocos”.

Por su parte Jaime Illanes, gerente general de Jaime Illanes y Asociados, manifestó que “con este tipo de estudios se hace cada vez más patente la necesidad de una comunicación directa con las comunidades y los entornos en los que se quieren llevar a cabo los proyectos. Las redes sociales se han convertido en una herramienta que como cualquier otra exige conocer cuidadosamente su funcionamiento y sus efectos”.

El estudio arrojó que si bien la participación de los medios de comunicación es efímera y se limita por la temporalidad que implican las noticias, son capaces de amplificar el discurso de los influenciadores e influir en la agenda. En este sentido, Halpern añade que “Podríamos plantearnos la duda sobre quién decide actualmente la agenda de temas en las noticias. Son las redes sociales las que marcan la pauta o viceversa”.

Desde la consultora añaden que uno de los comunes denominadores del estudio es que independientemente del conflicto estudiado o de la etapa en la que se encuentre, estos se expanden sin la estructura de una organización formal. En todos los casos hubo un gran número de simpatizantes que sin estar involucrados necesariamente con el tema o interesados en el conflicto decidieron apoyar de forma horizontal y descentralizada el conflicto usando redes preexistentes. Jaime Illanes concluyó diciendo que “La penetración y masificación de las tecnologías ha cambiado la lógica del debate medioambiental. Lo que antes eran temáticas locales, hoy tiene alcance nacional o global y así lo demuestra este estudio.”

ScreenHunter_555 May. 18 09.30

ScreenHunter_553 May. 18 09.26

La fuerte influencia que tiene un grupo reducido de usuarios en la información que circula en Twitter sobre los principales conflictos medioambientales en Chile, es uno de los principales hallazgos del estudio Las Redes como Barómetro Social, realizado por la Facultad de Comunicaciones UC en conjunto con la consultora medioambiental Jaime Illanes y Asociados y el Think Tank TrenDigital, presentado en la Casa Central de la Universidad Católica.

A través de un panel representativo de la población online de Chile, la investigación mostró los resultados del primer observatorio de redes sociales que analizó los movimientos ciudadanos en Twitter en el marco de los principales conflictos medioambientales de Chile durante 2014.

A partir de esta investigación, se identifican cuatro tipos de usuarios en los conflictos analizados: generadores de contenido, influenciadores o líderes de opinión, medios de comunicación y red de apoyo (personas que se identifican con una causa), y reveló la fuerte influencia de los primeros en los conflictos debido al elevado número de mensajes reproducidos en las redes sociales.

Dentro de los cuatro conflictos medioambientales que presentan mayor actividad en Twitter, es decir Pascua Lama, Hidroaysén, Central Alto Maipo y Central Mediterráneo, los principales resultados fueron los siguientes:

Cada uno de estos conflictos medioambientales tiene entre tres y cuatro usuarios considerados “generadores de contenido”, quienes generan el 7% de los twits relacionados al conflicto, pero influyen directamente en más del 33% de los mensajes. De hecho, en el caso de la Central Mediterráneo, son 3 los generadores de contenido, generan el 13% de los twits sobre ese caso pero influyen directamente en el 68%.

En promedio, los generadores de contenido de los conflictos medioambientales analizados, tienen una red de apoyo de más de 7.400 usuarios y cada uno genera un promedio de 2,5 mensajes relacionados al conflicto. Estos son usuarios que comparten mensajes y material sobre el conflicto en apoyo a la causa promovida por los generadores de contenido. En el caso de los opositores a Hidroaysén, su red de apoyo es de más de 14.000 usuarios de Twitter.

La red de usuarios que apoya la oposición a cada uno de estos conflictos concentra la mayor parte de los twits relacionados a cada caso, alcanzando en promedio un 70%. Los influenciadores o líderes de opinión son responsables del 21% y las cuentas relacionadas a medios de comunicación generan menos del 2%.

Explicando cómo influyen las redes sociales en los conflictos medioambientales, Daniel Halpern, investigador y profesor de la Facultad de Comunicaciones UC, plantea que “Los generadores de contenido son la figura más relevante que se ha identificado dentro de un conflicto medioambiental, ya que mantienen el conflicto latente y consiguen alinear a la red en torno a su discurso. Gran parte del movimiento que se logra en las redes pasa por la producción de contenido para alimentarlo y por eso cuando no existe la figura del generador los conflictos éstos no alcanzan la suficiente notoriedad”. Además destaca el hecho de que “gran parte de los activistas están involucrados en gran parte de los conflictos analizados lo que demuestra la organización que tienen, y que más del 80% del contenido es generado por unos pocos”.

Por su parte Jaime Illanes, gerente general de Jaime Illanes y Asociados, manifestó que “Con este tipo de estudios se hace cada vez más patente la necesidad de una comunicación directa con las comunidades y los entornos en los que se quieren llevar a cabo los proyectos. Las redes sociales se han convertido en una herramienta que como cualquier otra exige conocer cuidadosamente su funcionamiento y sus efectos”.

El estudio arrojó que si bien la participación de los medios de comunicación es efímera y se limita por la temporalidad que implican las noticias, son capaces de amplificar el discurso de los influenciadores e influir en la agenda. En este sentido, Halpern añade que “Podríamos plantearnos la duda sobre quién decide actualmente la agenda de temas en las noticias. Son las redes sociales las que marcan la pauta o viceversa”.

Uno de los comunes denominadores del estudio es que independientemente del conflicto estudiado o de la etapa en la que se encuentre, estos se expanden sin la estructura de una organización formal. En todos los casos hubo un gran número de simpatizantes que sin estar involucrados necesariamente con el tema o interesados en el conflicto decidieron apoyar de forma horizontal y descentralizada el conflicto usando redes preexistentes. Jaime Illanes concluyó diciendo que “La penetración y masificación de las tecnologías ha cambiado la lógica del debate medioambiental. Lo que antes eran temáticas locales, hoy tiene alcance nacional o global y así lo demuestra este estudio.”

Las líneas de Transmisión Eléctrica y sus impactos ambientales

15/05/2015

Nuestra Gerente de Operaciones Marcela Alday nos explica en una interesante columna la importancia sobre las líneas de transmisión eléctrica y sus impactos ambientales.

ScreenHunter_525 May. 13 16.36¿Qué es una línea de transmisión? Es infraestructura que permite que la energía eléctrica sea transportada desde un punto a otro, siendo estos puntos las denominadas
Subestaciones Eléctricas. No existe otra forma de transportar la energía, y la única solución que evita su construcción es que cada punto de consumo tenga autogeneración, lo que significa que se genere energía de manera local para cubrir exclusivamente ese consumo, es decir, desconectados de otros puntos de consumo y generadores.

¿Dónde se pueden instalar las líneas de transmisión?

Para clarificar este punto se reproduce a continuación lo señalado en el Dictamen 22.980 de la Contraloría General de la República, de fecha 20 de abril de 2012.

“Al respecto es preciso anotar que conforme dispone el artículo 2.1.29. de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones (OGUC), aprobada por el decreto N° 47, de 1992, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, el tipo de uso Infraestructura se refiere a las edificaciones o instalaciones y a las redes o trazados destinados, en lo que interesa, a infraestructura energética.

Asimismo, que como también lo señala dicho precepto, los trazados de infraestructura se entenderán siempre admitidos y se sujetarán a las disposiciones que establezcan los organismos competentes, correspondiendo al respectivo instrumento de planificación territorial definir en las áreas al interior del límite urbano, las normas urbanísticas que regulen el emplazamiento de las instalaciones o edificaciones necesarias para este tipo de uso, que no formen parte de la red, sin perjuicio del cumplimiento de las normas ambientales, de las normas de la Ley General de Urbanismo y Construcciones -aprobada por el decreto con fuerza de ley N° 458, de 1975, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (LGUC)-, de la misma OGUC y demás disposiciones pertinentes.

Por último, debe considerarse que el artículo de la OGUC que se analiza precisa, además, que en el área rural de los planes reguladores intercomunales o metropolitanos, dichas instalaciones o edificaciones estarán siempre admitidas y se sujetarán a las disposiciones que se indican”.

ScreenHunter_526 May. 13 16.36¿Cómo se minimizan los impactos ambientales de una línea de transmisión?

Por tratarse de un proyecto lineal, la actividad clave para minimizar impactos está relacionada con una detallada y concienzuda selección del trazado. Con una adecuada selección del trazado, es posible minimizar impactos en el medioambiente humano, el paisaje, el suelo, la vegetación, flora y fauna, y los recursos arqueológicos.

Otro aspecto relevante, que no necesariamente es considerado, es que resulta recomendable minimizar e intervenir predios de tamaño muy pequeño, ya que afecta significativamente a los propietarios, aunque se compense económicamente. Siempre quedarán impactos residuales, que el titular del proyecto deberá abordar a través de medidas de mitigación, compensación o restauración.

Por otra parte, la pregunta más frecuente es cómo minimizar efectosScreenHunter_527 May. 13 16.36 en la salud de la población. Sobre el particular, en  Chile está prohibido que existan construcciones habitables dentro de la franja de seguridad de una línea, de modo tal que con esta prohibición se evita que personas queden expuestas, en forma permanente, a los campos eléctricos y magnéticos (CEM) que genera la circulación de la energía eléctrica por los cables de la línea. Mucho se ha especulado respecto del potencial de generar cáncer, pero a la fecha, y a juicio de la OMS, no existen estudios que demuestren que los CEM produzcan efectos adversos en la salud humana o de otros seres vivos.

En definitiva, reconociéndose que las líneas de transmisión como todo emprendimiento humano, tienen el potencial de generar impactos ambientales adversos, no hay impacto que pueda abordarse apropiadamente sin una buena selección del trazado y las medidas de manejo ambiental que se hagan cargo de aquellos que no pudieron evitarse al seleccionar la ruta.

 Revisa la columna online aquí